¿Cómo pedir un préstamo?

En un artículo anterior hablábamos sobre las posibilidades a la hora de invertir nuestros ahorros. Hoy veremos las mejores ofertas en créditos y en hipotecas. Y los mejores consejos a la hora de negociar con las entidades bancarias.

¿Qué debemos de tener en cuenta a la hora de pedir un crédito? Lo primero, aunque suene un poco extraño, es repensar si es imprescindible pedir ese crédito. Pedir un crédito no es económicamente rentable para nosotros, sólo lo es para el banco. A veces es posible evitar ese crédito.

¿Cómo podemos hacer eso? La mayoría de cosas que pagamos con un crédito son previsibles, por ejemplo el coche, o prever cambiar de vez en cuando los electrodomésticos. Esto lo controlaban perfectamente nuestros padres, cuando nos prevenían sobre los peligros de vivir al día y sobre lo bueno que es tener siempre algo ahorrado.


¿Qué diferencia supone esto, por ejemplo a la hora de comprar un coche?Supongamos un coche que cuesta 20.000 euros y que pagamos a 8 años. Si lo pagamos con un crédito al 8% de interés tendríamos que pagar 283 euros al mes (27.168 euros). Si no nos cobrasen intereses pagaríamos 208. Y si pudiésemos ir ahorrando mes a mes sólo tendríamos que aportar 177 euros (a un interés del 4%). La diferencia mes a mes son 106 euros. Y en los 8 años de los que hablamos son 10.176 euros.

Pero a veces esto no es posible, o llegamos tarde. Y tenemos que ir al banco. Y no es el mejor momento. No, sigue sin ser fácil pedir un crédito, aunque algo ha mejorado en el último año. Las autoridades monetarias de todos los países han intentado inyectar dinero en los mercados, pero la mayoría se ha quedado en los propios bancos para tapar sus propios agujeros.

¿Qué tienen en cuenta los bancos a la hora de concedernos un crédito? Nuestro historial o antigüedad en la entidad, es decir, si tenemos otras deudas o otros productos en el mismo banco. También nuestros ingresos netos, los que no tenemos comprometidos en hipotecas o otros créditos. La calidad de nuestro trabajo o de nuestros ingresos. La edad. La situación del resto de nuestra unidad familiar o de nuestros avalistas. 

¿Y en qué nos tenemos que fijar nosotros? Lo que primero nos debe de llamar la atención es el tipo de interés. Pero también hay que fijarse en todos los costes y comisiones. Además es muy fácil que nos obliguen a contratar otros productos como cuentas, tarjetas o seguros.

¿Qué tipos de interés podemos encontrar en el mercado ahora mismo? Es muy difícil dar datos sobre los créditos. Depende mucho del posible cliente y de la oficina a la que nos acerquemos. En general para créditos al consumo nos movemos a partir de un 7,5%. Sobre todo en banca por internet. Pero también nos encontramos con un sinfín de ofertas de otras entidades.

Como los concesionarios de coches... Ese es el mejor ejemplo. Podemos encontrar ofertas desde el 0% de interés. Incluso hace unas semanas se llegó a ver una al -1%. Estos ofertones también los podemos encontrar también en electrodomésticos o muebles. Hay que verlo oferta a oferta. Pero, cuidado, es importante que nos fijemos también en las comisiones y gastos.

¿Qué podemos hacer para no perdernos entre tantos números? Pedir que nos indiquen la TAE del préstamos. La Tasa Anual Equivalente es el precio del préstamo, el tipo de interés que engloba todos los gastos.

El caso de los créditos hipotecarios es distinto. Si, aquí si que es rentable pedir un crédito porque la desgravación por vivienda compensa de sobra pedir un crédito, aunque tengamos el dinero. Desgravación que termina este año para rentas superiores a 24.100 euros. En un programa próximo trataremos ese tema. Pero podemos adelantar una muy buena noticia. En la ley de presupuestos del año que viene presentada hace escasos días especifica que se podrá desgravar por vivienda para compras realizadas este año pero también para pagos sobre plano. Es decir, si nos gusta un piso que esta en construcción podemos comprar en plano y aprovechar las ventajas fiscales aunque no nos entreguen la vivienda antes del 31 de diciembre de este año.

No hay comentarios: